#arteenlapiel (monocromo)

10:16:00


Este es un proyecto que llevaba mucho tiempo queriendo realizar. A lo largo de 10 semanas, y un concienzudo proceso de postproducción, se ha podido llevar a cabo con la inestimable ayuda de un gran profesional de la imagen como es Fran Herbello, y de mis queridisimos Tania Chapela y Borja Martínez, este proyecto bautizado como #arteenlapiel, humilde homenaje al ancestral arte del tatuaje y el piercing.
Proyecto de retratos, en esta primera muestra en blanco y negro y prendas básicas, para evitar restar protagonismo a los tatuajes con la intención de exponerlos y resaltar al máximo su esplendor. Seis modelos de excepción que fueron, Coré Ruanova, Klau Blanco,  Kelly Salgado, Borja Dovalvidal, Sofia Suasnabar y Laura Añón, seleccionados tras semanas de castings, han prestado sus obras de arte, para ilustrar este reportaje, con sus tatuajes como protagonistas, bello testimonio vivo de su propia historia grabado en la piel centímetro a centímetro.
Diseños maories, como los de Borja, retratos realistas, como el retrato en homenaje a Trey, bull terrier de Kelly, old school como las dos pistolas que adornan el abdomen de Klau, estilo japonés como los que luce Laura en su brazo derecho, mexicano, marinero como el faro del antebrazo izquierdo de Sofía, y muchos textos con mensajes emotivos, nombres de seres queridos y letras de canciones surcan la piel de todos ellos con elegantes y bonitas formas que adorna sus cuerpos ya para siempre.
Y es que los modelos tatuados son tendecia. Están cada vez más presentes en las pasarelas de la alta costura y las grandes firmas de moda como Chanel, Prada o Valentino han apostado por los modelos con tatuajes. 
La fusión de tatuajes y prendas clásicas se convierte en un contraste moderno y renovador, con el que las firmas de moda consiguen un contraste muy favorecedor y actual acercandose asi a su público joven.
Modelos como Cara Delevingne, musa desde hace años del diseñador Karl Lagerfeld, habitual de los desfiles de moda y de campañas publicitarias de firmas tan importantes como Burberry o Chanel, o la cantante Rihanna, lucen sus tatuajes orgullosas,  recuerdo imborrable de algun momento de su vida.
Pero los tatuajes ya no son solo cosa de las "chicas malas" de la moda. Grandes divas de la pasarela como Kate Moss (con un discreto diseño al final de la espalda), Gisele Bündchen (que luce una estrella en  la mano derecha y un pequeño diseño en el tobillo) o Chanel Iman (con un tatuaje dedicado al mundo de la moda, la modelo lleva una percha tatuada en la nuca con su nombre debajo) son la clara muestra de que la elegancia no está reñida con la tinta. Sus tatuajes se han convertido en señas de identidad de cada una de ellas.
Como los de Anja Konstatinova que luce en el cuello una pieza dedicada a su gato  y otro en el interior de los labios,o el impresionante ángel alado que surge del pubis de Asia Argento, uno de los tatuajes más exhibídos y brutales de las celebridades.
Pero esta tendencia se hizo patente de forma oficial durante el desfile de primavera/verano 2015 donde las modelos de Chanel desfilaron luciendo tatuajes temporales en forma de liga.
Un arte ancestral, que se practica por todo el mundo en distintas culturas con diversos significados, se convierte ahora en tendencia para la moda.
Y es que hay que remontarse miles de años para situar el origen de este arte. A juzgar por los restos encontrados a finales del siglo XX, en Siberia y el delta del Danubio, se apunta a los hombres euroasiáticos del periodo Neolítico como los primeros "tatuadores", hace más 5.000 años
Los Egipcios conocían y practicaban la técnica del tatuaje hace 3000 años. Este arte fue restringido a las sacerdotisas por sus poderes mágicos y como símbolo de estatus.
Se realizaba exclusivamente por mujeres, y era un proceso doloroso que se aplicaba como ritual para demostrar valentía o confirmar la madurez, de la misma forma que todavía se realizan en los rituales de tribus de Nueva Zelanda a día de hoy
Los aztecas tatuaban especialmente a los niños con el fin de rendir tributo a dioses. En el siglo XVIII fue introducido en la sociedad europea por marineros provenientes de Tahiti. 
De esta época se conoce al primer tatuador oficial conocido en Occidente que fue Martin Hilderbrandt, artista de los bandos de la Guerra Civil Americana. A partir de entonces los tatuajes eran lucidos por bohemios de los bajos fondos y artistas circenses.
Pero no siempre su significado estaba vinculado a ideales tan nobles. La asociación entre tatuajes y delincuencia viene también de aquí, de delincuentes, criminales que se hacian pasar por marineros, gente que a menudo se embarcaban durante largos períodos de tiempo para evitar a la justicía. 
En Japón el tatuaje se asocia con la Yakuza, el crimen organizado y la mafia. Los tatuajes el rango dentro de la organización, el clan al que se pertenece y el lema del clan. A día de hoy, los tatuajes están muy mal vistos en Japón, hasta el punto de estar prohibida su exhibicion en lugares públicos.
En 2012 alcalde de Osaka tenía el propósito de expulsar a las personas tatuadas dentro de gobierno y mejorar la imagen de este. Aunque en los últimos años, la influencia de occidente por medio de series estadounidenses o celebridades internacionales que exhiben tatuajes, la imagen del tatuaje en Japón poco a poco comienza a volverse positiva en los jóvenes.
En  países como México, Guatemala, Honduras o El Salvador, se asocian con el crimen. Los miembros de las "Maras" se distinguen por tatuajes que cubren el cuerpo y  a menudo la cara de sus miembros, así como el uso de su propio lenguaje de señas. 
 Son conocidos por su uso de la violencia y un código moral propio que consiste en su mayor parte en venganzas implacables y crueles. 
A finales del siglo XIX está práctica perdió notoriedad en occidente. No fue hasta los años 60 cuando el movimiento hippy puso de moda este arte milenario.
A partir de esta década, impulsado por este movimiento y una particular revolución de la libertad de expresión, el tatuaje volvió a aparecer en Occidente hasta convertirse en el fenómeno que sigue siendo hoy día.
En España, se puede empezar a hablar de tatuaje y de tatuadores alrededor de los años sesenta y setenta. Esta actividad comenzó en las zonas portuarias, donde se tatuaban marineros pero también personas adineradas que disponían de embarcaciones. 
A finales de los años setenta y principios de los ochenta, el fenómeno se difundió todavía más, de manera especial entre las clases medias altas, con el nacimiento de una cultura alternativa que consideraba este arte como una forma de extravagancia.
En los años ochenta, bajo el impulso de la cultura punk, heavy, rocker y de otras nuevas tendencias los jóvenes empezaron a interesarse por el tatuaje.
Desde finales del siglo XX, el tatuaje ha sido popularizado e incorporado progresivamente a la sociedad y hoy día éste cumple funciones puramente estéticas, un modo de expresión artística que no distingue entre sectores sociales. Hoy, el tatuaje se ha convertido en una expresión artística capaz de sobrevivir al paso del tiempo y de evolucionar de forma atemporal, diferenciándose de las modas pasajeras.
    “Un tatuaje genuino...cuenta una historia. Me gustan las historias y los tatuajes, no importa qué tan bien estén hechos, y si no cuentan una historia que te involucra emocionalmente, entonces están allí sólo por decoración, entonces no son tatuajes válidos. Tiene que haber algún atractivo emocional o no lo son, a mi modo de ver, un tatuaje real. Éste le dice a la gente lo que eres y lo que crees, así no hay error alguno.” Margo DeMello, Bodies of Inscription, 2000.
    Quiero dar las gracias a todas las personas que han participado en este proyecto. A Fran Herbello por su inestimable ayuda y sus siempre bienvenidos consejos. A mis compañeros Borja Martínez y Tania Chapela por su ayuda, tanto de producción como ayudante de fotografía. Sois los mejores. Y a Coré Ruanova, Kelly Salgado, Sofía Suasnabar ( a Laura González), Borja Dovalvidal, Klau Blanco y Laura Añón por su presencia, su saber estar y su paciencia. A todos vosotros GRACIAS. Si no fuera por vuestra inconmensurable ayuda, este proyecto no sería posible. <3

    You Might Also Like

    8 comentarios

    1. Preciosas las fotos, me gustan mucho los tatus sobretodo los que son solo en negro más que en color y las fotos me han encantado, al ser en blanco y negro resaltan más.

      ResponderEliminar
    2. Pedazo sesión te has marcado, enhorabuena!!
      No soy muy partidaria de tatuajes, algunos me parecen excesivos, los pequeñitos si pueden llegar a gustarme :)
      Bss.

      ResponderEliminar
    3. Son unas fotos preciosas me encantan.
      Yo no tengo tatus pero me gusta verlos en los demás.
      Felicidades! muy buen trabajo.
      Besos.

      ResponderEliminar
    4. preciosas fotos, geniales modelos. El tatuaje es un modo de expresión, una historia en la piel. Yo llevo cuatro y son parte de mi, de mi historia y mis momentos! Buen trabajo!

      ResponderEliminar
    5. Un reportage genia, felicidadesl!! Me han gustado mucho las fotos y conocer un poco mejor la historia de los tatuajes!!

      ResponderEliminar
    6. Tengo que reconocer que los tatuajes no me gustan nada, pero las fotos... son preciosas.

      ResponderEliminar
    7. Me encanta ver los tatuajes pero he de admitir que yo nunca me los pondría pero me encantan los dibujos y lo elaborados que estan. Precioso reportaje. Un beso guapa.

      ResponderEliminar
    8. Una pasada de fotos, muy cuidadas, muy limpias y a su vez muy elegantes, me encanta el arte de los tatuajes es una pena que no se vea el arte como tal y se asocie a un patrón de personas. Increíble reportaje.

      ResponderEliminar

    Like en Facebook

    Flickr Imagenes

    .