Bienvenido Noviembre

1:31:00

La llegada del mes de noviembre se inicia con una festividad muy especial, de origen ancestral, y muy arraigado en nuestras tierras. Halloween (término derivado de All Hallows’ Eve, ‘Víspera de Todos los Santos’) es una fiesta de origen pagano que se celebra la noche del 31 de octubre, víspera del Día de Todos los Santos, y que tiene sus raíces en el antiguo festivaidad celta conocido como Samhain, que significa "fin del verano" y se celebraba al final de la temporada de cosechas para dar comienzo al "año nuevo celta", coincidiendo con el solsticio de otoño y marcando la transición entre el verano y el oscuro invierno. 
Además en Galicia, tiene un significado especial. Durante esa noche se creía que los espíritus de los difuntos caminaban entre los vivos, y se realizaban fiestas y ritos sagrados que incluían la comunicación con los muertos. 
Además, era habitual colocar una vela encendida en las ventanas para que los muertos "encontrasen su camino". Se creía que los difuntos visitaban por estas fechas las iglesias y ermitas donde se celebraban misas por sus almas.  
Las ánimas volvían así por un día a sus viejas moradas, para alentarse junto al fuego en compañía de sus familiares vivos, alejando así la tristeza del camposanto. Durante el día de difuntos estaba absolutamente desaconsejado alejarse de la aldea. Y es que en Galicia la muerte se vive de una forma especial. El cementerio suele estar cerca del pueblo, y es habitual encontrarse con vecinos que acuden al camposanto para pasear y disfrutar de la tarde recordando a los ausentes. A punto de perderse en el olvido, esta festividad vuelve cada año cada vez con más fuerza.
Los habitantes más antiguos todavía recuerdan una tradición que en los días de Difuntos y Todos los Santos  consistía en elaborar feroces calaveras confeccionadas con calabazas, iluminadas desde dentro por velas, en representación de una festividad más antigua del Samhaín, donde en las aldeas célticas utilizaban los cráneos de los enemigos vencidos en batalla para iluminarlos y colocarlos en los muros de los castros para ahuyentar los malos espíritus. 
En la noche de difuntos, las hadas y los trasgos eran libres de deambular por los caminos y las inmediaciones de la aldea, aprovechando el tránsito entre los dos mundos para crear el caos (en el caso de los trasgos) o colmar de fortunas ( en el caso de las hadas). 
Y para celebrar Halloween, Samhaín, el solsticio de otoño, el Día de Todos los Santos, Difuntos y la llegada del invierno, os dejo esta selección de tenebrosas imágenes. Feliz Noviembre!


Equipo Técnico:
Maquillaje: Carlota Cogolludo y Mai
Modelos:  Tania Chapela, Laura González, Susana Gómez, Noemi Terleiro y Kelly Salgado
Fotografía: Ruth Terleiro Cid ( Nolee Photography)

You Might Also Like

0 comentarios

Like en Facebook

Flickr Imagenes

.